En este momento estás viendo CÓMO ESTÁ ORGANIZADO EL ROSARIO VIVIENTE

CÓMO ESTÁ ORGANIZADO EL ROSARIO VIVIENTE

Para Pauline Jaricot, el Rosario Viviente es un medio que parece venir en ayuda a la debilidad de los hijos de Dios para ayudarlos a rejuvenecer la antigua y sólida devoción del Rosario. El Rosario Viviente permitirá que el Rosario de Santo Domingo sea más atractivo ofreciendo una nueva devoción, un remedio precioso que varias personas practicarán con entusiasmo, en Francia y en otros lugares, provocando una serie de maravillas y gracias. La organización del Rosario Viviente es precisa.

Pauline divide el Rosario en quince rosarios. Los asociados se dividen en secciones de quince personas – más o menos – en honor a los quince misterios del Rosario. Cada asociado debe rezar una decena del rosario todos los días en honor al misterio, extraído al azar cada mes, que se le debe. De esta manera, el Rosario es rezado íntegramente cada día por el grupo de quince y todos los misterios se meditan por turno. El Rosario se reza tantas veces al día como secciones haya. A la cabeza de cada sección, hay un encargado. Las secciones se reagrupan a su vez en divisiones, compuestas por once secciones, encabezadas por una consejera.

Todos los corazones devotos a Nuestra Señora del Santo Rosario están invitados a vivir de la caridad del Señor Jesús y ser un solo corazón. «Esta caridad no es un amor de exclusión que se concentra sólo en los miembros de la asociación. Al contrario, es un amor por la extensión. Es un encuentro de fuerzas que nuestro corazón se presta para amar más perfectamente a todos los que Dios creó a su semejanza y redimió como nosotros con su preciosa sangre». 

Al dar el nombre de Rosario Viviente a la Obra, Pauline quiso revivir a través de la meditación y la contemplación los misterios de la vida de Jesús y María, poniéndolos en marcha en nuestra vida diaria. El propósito de la unión de los quince asociados que forman la corona viva del Santo Rosario es enseñarles a leer ellas mismas en los Sagrados Corazones de Jesús y María. El Rosario está vivo, porque establece unión entre todos los que participan; es una corona viva de rosas ofrecida al Señor, siendo las rosas los diferentes misterios. El Rosario honra tanto a Jesús como a su Madre, porque María está atada al Rosario; «María y el Rosario son uno. Quien reza el Rosario, dice Jesús y María» (Pauline Jaricot, Le Rosaire vivant, op. cit., p. 24).

Texto adaptado de: https://www.ppoomm.va/es/notizie-eventi/notizie/meditaciones-pauline-jaricot-2021/9-de-octubre.html